JORYX.com :: Blog

Todos tenemos un blog, al menos en la cabeza.

Estilo de vida, Humor y Diversión, ZT

Las 10 fobias mas comunes y mas terroríficas

En un estudio de Live Science, (traducción de bitnavegante) revela que 19.2 millones de americanos tiene algún miedo extremo o fobia, a pesar de que el estudio es para gente americana, se podría suponer unos resultados parecidos para otros paises. Debo reconocer una o dos de las opciones, las cuales si me dan pavor! y a ustedes??

10 – El dentista

No muchas personas saltan de alegría ante la idea de una sesión intensa de limpieza dental. Y entre 9 y 20 por ciento de los estadounidenses dicen que evitan ir al dentista a causa de la ansiedad o el temor, de acuerdo con WebMD.

Las personas que padecen esta fobia, por lo general, sólo aparecen en el dentista cuando se ven forzados por un dolor insoportable.

Varios factores están en juego, entre los que se incluye una mala experiencia del pasado, el miedo a las inyecciones y el sentimiento de impotencia (pensar en el sillón del dentista y una perforación en la boca). Para evitarlo, el dentista puede llegar a un acuerdo contigo que te haga sentirte más cómodo durante la limpieza y otros procedimientos. Por ejemplo, se puede establecer una señal con la mano para que el dentista detenga un procedimiento de inmediato.

9 – Los perros

Los perros, hasta del tamaño de unas crías, puede asustar a los que sufren de cinofobia, o un gran miedo de los perros. Normalmente, las personas tienden a desarrollar miedo a los perros, como consecuencia de haber sido mordido por alguno o haber visto morder a alguien, según Brad Schmidt, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Ohio. Algunos fóbicos, incluso tienen miedo de las crías, porque saben que los perritos a veces muerden.

8 – El miedo a volar

No existe algo como los «cielos amistosos», para los 25 millones de personas, más o menos, que en Estados Unidos sufren de alguna tipo de miedo a volar. Estos temores van desde tan sólo un poco de ansiedad a una fobia extrema a volar, llamada aerofobia, que puede mantener a una persona fuera de los aviones a cualquier precio.

Pueden dividirse en dos grupos: los que tienen miedo a los accidentes aéreos y los que padecen claustrofobia y se arriesgan a un ataque de pánico dentro del estrecho espacio de un avión, según Barbara Rothbaum, profesora de psiquiatría y directora del Programa de recuperación del trauma y la ansiedad de la Escuela de Medicina, de la Universidad Emory.

Igual que otras fobias, la razón desempeña un papel menor a la hora de calmar estos temores. Por ejemplo, las probabilidades de morir en un accidente de transporte aéreo son de 1 entre 20.000, en comparación con el 1 entre 100 de los accidentes de coche, y de 1 entre 5, por enfermedades del corazón (estadísticas de 2001). Sin embargo, el tratamiento del miedo a volar, que incluye una terapia de realidad virtual y otras formas de terapia cognitivo-conductual, ha demostrado mucho éxito, señala Rothbaum.

7 – Rayos y truenos

El crujir de los truenos y los relámpagos pueden conducir a una taquicardia, una copiosa sudoración de las personas con fobia al mal tiempo. De hecho, algunosse trasladan a regiones conocidas por un tiempo más calmado, de acuerdo con John Westefeld de la Universidad de Iowa.

Westefeld contaba de una encuesta, en su mayoría de estudiantes universitarios, en 2006, en la que el 73 % de los participantes tenían «un poco» o «moderado» temor al mal tiempo. «Creo que hay más gente con fobia al mal tiempo de lo que la mayoría de la gente podría suponer», añadió. «Muchos de los que entrevisté se sentían avergonzados al respecto y preferían que nadie lo supiera. En algunos casos, ni siquiera sus cónyuges sabían».

Westefeld recomienda para su tratamiento «una combinación de apoyo social y una correcta información y preparación en las formas de lidiar con la ansiedad y el pánico». De esta manera, las personas que se asustan con una intensa tormenta pueden llegar a un punto medio, donde el miedo no consiga debilitarles.

6 – La oscuridad

Para muchos niños, apagar las luces puede significar el peligro inmediato de que el coco, o alguna variante, saldrá de debajo de la cama o detrás de la puerta del armario. De hecho, tener miedo de la oscuridad es uno de los temores más comunes de los niños. «Lo que siempre nos sorprende son los pensamientos o creencias que los niños tienen», dijo Thomas Ollendick, profesor de psicología y director del Centro de Estudios del Niño en Virginia Tech. «Los niños creen que todo lo imaginable, como oscuros ladrones podrían venir o que podrían ser secuestrados, o que alguien puede venir y llevarse sus juguetes».

En esencia, sus temores se derivan de «lo inesperado». Si los niños crecen con esos temores, y la ansiedad llega a niveles extremos se considera una fobia, llamada nictofobia, que según dice Ollendick puede durar hasta la edad adulta si no se tratan.

5 – Miedo a las alturas

El miedo a las alturas es una de las fobias más comunes (seguida de hablar en público), con una estimación del 3 a un 5 % de la población que sufre la llamada acrofobia.

En un estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, los participantes tuvieron que juzgar la altura de un edificio de pie en el suelo y cuando estaban en lo alto del edificio. Los acrofóbicos consideraban, que un edificio tenía 3 metros de alto a nivel del suelo y 12 desde la parte superior del edificio.

Nota: La acrofobia no es lo mismo que el vértigo, éste es un trastorno del sentido del equilibrio.

4 – Hablar en público

¿Cuando va a hablar delante de una audiencia cambia su rostro de color a un rojo brillante, suda copiosamente y tiene una sensación de malestar en su intestino? Estos son sólo algunos de los signos de una fobia social, que afecta a cerca de 15 millones de estadounidenses, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Salud Mental. Y no se limita a hablar en público: Las personas afectadas pueden obtener más de los sudores de comer o beber delante de los demás, o una ansiedad general, cuando alrededor de casi todo el mundo que no sean miembros de la familia. El miedo comienza en la niñez o la adolescencia, generalmente alrededor de la edad de 13 años.

3 – Miedo a los espacios pequeños

Según un informe de 2008 del Instituto Nacional de Salud Mental, alrededor de 1,8 millones de estadounidenses, mayores de 18 años, padecen agorafobia, que implica un intenso miedo y ansiedad ante una situación o cualquier lugar del que podría ser difícil escapar. Normalmente los lugares y actividades temidos son: ascensores, eventos deportivos, puentes, transporte público, conducir, los centros comerciales y los aviones, según la Clínica Mayo. El miedo puede llevar a que una persona se encierre en su casa, por evitar viajar en automóvil o estar en una zona muy concurrida.

2 – Arácnidos

Las arañas provocan mucho miedo en algunas personas. Y resulta que las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de sentir ese miedo que los hombres.

En un estudio que se publica en la revista Evolution and Human Behavior, David Rakison de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, descubrió que desde los 11 meses de edad, las niñas aprendían rápidamente a asociar imágenes de arañas y serpientes con una expresión facial de miedo, mientras que los bebés varones no.

Desde una perspectiva evolutiva, esto tiene sentido, ya que las mujeres se habrían enfrentado a estos bichos con regularidad, mientras recolectaban alimentos, especula Rakison. Este factor de miedo podría mantener seguros tanto a las madres como a sus niños . Los hombres, en cambio, tendrían que asumir riesgos frecuentes con la caza y la presión evolutiva, de tal manera que la vista de una araña sería un mal menor.

1 – Serpientes

Según sugieren los estudios, considerada una de las fobias más comunes, el miedo exagerado de las serpientes podría estar evolutivamente impreso en las personas. Hace mucho tiempo, detectar una serpiente (o incluso una araña) habría sido una ventaja para la supervivencia de una persona.

Según un estudio, en el que adultos y niños podían seleccionar las imágenes de distintas serpientes entre muchos objetos, lo hicieron con más velocidad que identificar ranas y flores. La capacidad de detectar una serpiente en un abrir y cerrar de ojos, dicen los investigadores, probablemente ayudó a nuestros antepasados sobrevivir en la naturale

3 Comentarios

  1. saul hernandez

    pues a mi solo me queda la de las serpientes, las detesto

  2. keily

    yo practicamente le tengo miedo a todo eso.

  3. hay muchas clases de fobias, yo mas que fobia es histeria, asco a las cucarachas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén