Alguien: Oye Dios, ¿Cuánto tiempo es un millón de años para ti?
Dios: Un minuto.

Alguien: ¿Cuánto es un millón de dólares para ti?

Dios: Un centavo.

Alguien: ¿Puedo tener un centavo?

Dios: En un minuto.