JORYX.com :: Blog

Todos tenemos un blog, al menos en la cabeza.

Chistes, ZT

Un par de chistecillos

«Gárgaras»

Se mueren cuatro monjas en un accidente, al llegar al cielo las recibe San Pedro.

San Pedro: -Bienvenidas Hermanas, pero antes de entrar al Cielo deben confesarme algo, asi que pónganse en fila.

A la primera monja le pregunta:
-¿Alguna vez tocaste un pene? -Si, San Pedro, pero sólo con un dedo. -Bien, hija, mete el dedo al agua bendita para purificarte y pasa al cielo.

A la segunda monja: -Tu hija, ¿alguna vez tocaste un pene? -Si, San Pedro, pero sólo con la mano. -Bien hija, mete toda la mano al agua bendita y pasa al cielo.

Cuando San Pedro se aprontaba a preguntar a la tercera monja, saltó la que estaba al final y dijo: -¿San Pedro me podrí­a preguntar a mi primero?
-¿Por qué hermana?
-¡Porque yo no pienso hacer gárgaras después que ella meta el dedo al agua bendita!

«La nueva tecnologia medica»

Un hombre se quejaba: -Me duele mucho el codo. Creo que deberí­a ver a un doctor.

Uno de sus amigos le dice: -No hagas eso!. Hay una computadora en la farmacia que puede diagnosticar cualquier cosa mucho más rápido y más barato que un doctor. Simplemente tienes que poner una muestra de tu orina y la computadora te va a diagnosticar tu problema, y te va a sugerir que puedes hacer para solucionarlo. Además, solo cuesta 500 Pesos.

El hombre pensó que no tenia nada que perder, entonces llenó un frasco con orina y fue a la farmacia.
Encontró la computadora y puso la muestra de orina dentro de un embudo que habí­a en la máquina. Luego deposito los 500 Pesos en la ranura.

La computadora comenzó a hacer ruidos, a encender y apagar varias luces, y luego de una pequeña pausa, por una ranura salió un papel que decí­a:

Usted tiene codo de tenista.
Frote su brazo con agua caliente y sal.

No haga esfuerzos fí­sicos de magnitud.
En dos semanas va a estar mucho mejor.

Más tarde, mientras pensaba en lo maravillosa que era esta tecnologí­a y como cambiarí­a la ciencia médica para siempre, se le ocurrió si la computadora no pudiese ser engañada.

Decidió probar si lo podí­a hacer, mezclo agua de cañerí­a, un poco de mierda del perro y un poco de orina de su hija y su mujer. Para terminar, se masturbó y puso su semen en la mezcla.

Fué a la máquina y después de los sonidos y luces y rigor, la máquina imprimió el siguiente análisis:

Su agua es demasiado impura.
Cómprese un purificador.

Su perro tiene parásitos.
Dele vitaminas.

Su hija es drogadicta.
Intérnela en un instituto de rehabilitación.

Su esposa esta embarazada.
Y no es suyo, consiga un abogado.

Y si no deja de masturbarse…
NO SE LE VA A CURAR NUNCA EL CODO.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén