Es muy común que en lugares turísticos como Cancún, Acapulco, Los Cabos, etc, siempre haya personas que te “regalan” desayunos a cambio de que escuches su propuesta por tan solo 30 minutos o una hora. A veces un poco más. Los regalos pueden ser también entradas a parques o atracciones importantes, muy buen gancho.

Resulta tentador llevarte algo gratis a cambio de tan solo unos minutos de tu tiempo. Por supuesto, debes cumplir ciertos requerimientos como tener cierta edad y tener tarjeta de crédito. 

Para entrar de lleno al tema, déjame decirte que todo absolutamente todo está preparado para que caigas en sus garras. De una u otra forma, intentarán prometerte de todo y mucho de lo que te digan en el momento nunca se verá reflejado en un contrato. 

Primero, nunca pero nunca respetan el tiempo, te dicen una o dos horas máximo. Siempre estarás ahí mas de ese tiempo. Tendrás que ser muy tajante y hasta grosero para terminar en el tiempo estipulado, pero te sientes comprometido porque ya te “regalaron” algo. 

Segundo, habitualmente la mayoría de las personas rechazan la primera propuesta por ser irreal, montos excesivamente elevados o tiempos muy extensos. Serás abordado por varios vendedores mas que se dirigirán a ti con diversas técnicas de ventas y ten por seguro que podrías caer en cualquiera de ellas. Son muy buenos. 

Un paréntesis aquí, si ya cuentas actualmente con un paquete vacacional, muy importante, ellos te ofrecerán “ayudarte a vender” el paquete actual. FALSO. Te dirán que ellos te pueden contactar con personas interesadas en tu paquete vacacional, pero primero debes comprar este. Después de haberte comprometido, siempre recibirás largas y largas y en un par de meses estarás metido en 2 paquetes. Problemas al doble. No existe tanta demanda de paquetes vacacionales, si hubiera, no te “rogarían” que los escuches a ellos.

Con tal de vender te ofrecerán diversos paquetes, analizarán si no quieres por dinero o no quieres comprometerte por tiempo, entonces iran acercándose poco a poco a algo que “si te convenga” y si te gustaría comprar. Ahí simplemente dan el último empujón dándote nuevamente mas promesas al aire que no quedan estipuladas en el contrato.  ZAZ! firmaste y pagaste. 

Después de unas semanas te “caerá el veinte” y te darás cuenta que no estuvo tan bueno lo que en un primer momento sonaba maravilloso. Al revisar el contrato te toparás con cuotas no especificadas, anualidades, “cuotas de reservación” y aquí puedes ponerle el nombre que quieras a cualquier cuota que se les ocurra. 

Cancelaciones: desgraciadamente te toparás con que existe un proceso de cancelación que a propósito resulta ser muy engorroso y ahí te darás cuenta que casualmente se encuentra en otro país para que si lo quieres realizar, tendrías que trasladarte hasta ese lugar.  Todo bien planeado como te lo he comentado. Estás condenado. 

En otro artículo haré mención de como después tienen el cinismo de vender tus datos a otra empresa que te hablará para supuestamente vender tu paquete y lo cual termina en que te saquen mas dinero.

Aclaración:

Esta es una guía sobre las técnicas comunes usadas para vender paquetes vacacionales en lugares turísticos, es una opinión basada en diversas experiencias personales y de muchos conocidos. Tómalo como una opinión y una sugerencia antes de firmar un contrato de este tipo.

No todas las empresas que venden paquetes vacacionales son malas, habrá alguna que se salve, desgraciadamente la mayoría opera de la misma forma que te comento y tienen la finalidad de atraparte para que permanezcas pagando durante prácticamente toda tu vida.