Las mejores y peores formas de morir

No todas las agoní­­as son iguales. Unas pueden ser dolorosas, y otras dulces como un sopor. Si te interesa saber QUí­â€° SE SIENTE al morir, aquí­­ tienes algunos ejemplos. Requiéscat in pace.

DECAPITADO
¿Guillotina o hacha? Da igual, porque si nos cortan la cabeza, nada nos librará de sufrir dos segundos de dolor extremo. La cuchilla cercena los huesos que unen la cabeza al cuerpo, y eso, según explicó el forense Harold Hillman en New Scientist: í¢â‚¬Å“Tiene que causar un gran dolorí¢â‚¬?. Grande, pero breve, ya que dos segundos después caeremos inconscientes por la hemorragia, aunque el cerebro conservará aún sangre y oxí­­geno para sobrevivir 15 segundos mas. ¿Explica eso los casos de cabezas cortadas que mueven los ojos o la boca? Según Hillman, solo son espasmos involuntarios causados por la agonizante quí­­mica cerebral.

SEDIENTO
Y a que el exceso de alcohol causa una ligera deshidratación, podemos imaginar que morir de sed provoca un dolor de cabeza cien veces superior al de la peor resaca que recordemos. Porque, debido a la falta de agua, el cuerpo se nutre del lí­­quido cefalorraquí­­deo del cerebro, y por tanto, lo seca. Además, tras dos dí­­as sin beber, dejamos de orinar y los riñones se hinchan como un globo, lo que causa un dolor similar a una puñalada; los ojos se secan y endurecen como si fueran de cristal. La agoní­­a dura de tres a siete dí­­as.

AHOGADO
Aunque muramos en el mar, puede que nuestros pulmones sigan estando secos. ¿Por qué? Gracias a la laringe, cuyos espasmos impiden el paso del agua al aparato respiratorio. Pero ni eso nos salvaráí¢â‚¬¦ El agua anegará el estómago, y la falta de oxí­­geno hará que se nos amorate el rostro y que el cerebro sufra un coma mortal en unos minutos.

QUEMADO
Qué podemos hacer si el fuego nos rodea? Esperar un milagro, porque en solo unos segundos las llamas prenderán nuestros cabellos e irán consumiendo, por este orden, las manos, los hombros, el pecho y el rostro; aunque no veremos cómo nuestro cuerpo se calcina, ya que los glóbulos oculares estallarán al contacto con el fuego. Se estima que el dolor es mil veces superior al que se siente al poner la mano sobre una sartén al rojo, y dura diez minutos, los que tardan las llamas en achicharrar los nervios. Pero, probablemente, moriremos antes por las gravisimas heridas.

ASFIXIADO
Un hueso de pollo atascado en las ví­­as respiratorias, o las manos de un estrangulador alrededor de nuestro cuello, provocan la hipoxia, que es la falta del suministro necesario de oxí­­geno a los tejidos y al cerebro. Las células sanguí­­neas, desoxigenadas, pierden su color rojizo y adquieren un tono morado que se refleja en la piel. La ví­­ctima pierde la consciencia en pocos minutos, y muere de un paro cardí­­aco.

CONGELADO
Algunas ví­­ctimas de muerte por hipotermia se desnudan antes de fallecer, aunque se ignora la causa. Lo que sí­­ se sabe es que el peligro comienza cuando la temperatura corporal baja a 35킺C. Tras los escalofrí­­os iniciales, las manos se entumecen, señal de que nos quedan 90 minutos de vida. Los vasos sanguí­­neos se hielan, lo que impide la circulación: en una hora, las extremidades estarán congeladas y el dolor será atroz. Ates de caer inconscientes por falta de riego cerebral, algunos se desnudan. ¿Por qué? Las alucinaciones pueden ser la causa.

GASEADO
El monóxido de carbono provoca una muerte rápida e indolora; por eso lo llaman el asesino silencioso. En caso de intoxicación, el CO2 sustituye al oxí­­geno en el organismo, ya que su afinidad para mezclarse con la sangre es 250 veces superior. La ví­­ctima solo nota un dolor de cabeza seguido de náuseas. Lo más probable es que se quede dormida antes de morir, pero si intenta huir, no podrá moverse. Los músculos están agarrotados por el gas, y el desdichado solo puede reptar unos metros.

DESANGRADO
Tenemos cinco litros de sangre en el cuerpo; perderla toda puede llevar desde unos minutos hasta horas, según el tipo de herida. Al sabio romano Petronio, que se suicidó cortándose las venas durante un banquete, le dio tiempo a hablar de filosofí­­a. ¿Pero sufrió? En absoluto. Podemos perder hasta el 15% de la sangre sin sentir más que un mareo. Pero conforme aumenta la hemorragia, sufriremos una grave hipotermia, hasta que, tras perder 2,5 litros de sangre, entremos en coma.

Lo vi en: javimoya.com/blog


Latest Comments
  1. pame
  2. cinthia
  3. ana lu
  4. SIN SENTIDO
  5. el doc
  6. marc
  7. nebiros
  8. lester
  9. carlos
  10. gato
  11. Juan
  12. Juan
  13. Juan
  14. annabel
  15. musulman
  16. JUAN PABLO
  17. marcos
  18. bea......
  19. bea......
  20. pera
  21. Brian 004
  22. SARA
    • isaac
  23. SARA
  24. reidyn
  25. wimmy
  26. Cagonsito
  27. yomisma
  28. Pili
  29. nazy
  30. Jaco
  31. fastasma
  32. Omar S:H
  33. Pili
  34. marco
  35. anonimo
  36. Adriana Leon
  37. marc
  38. RATón
  39. RAtÓn
  40. valery
  41. Younsto
  42. sayonara
  43. sayonara
  44. sayonara
  45. sayonara
  46. sayonara
  47. pelao
  48. julepee
  49. sin nombre
  50. sin nombre
    • sara
  51. andres
    • isaac
  52. k
  53. LA MONJA
  54. LA ASESINA
    • isaac
    • Alebedoya24
  55. veronica puente
  56. uveimar
  57. amboque
  58. ambouqe
  59. mandy de urie
  60. Angel@
  61. moises
  62. diego
    • isaac
  63. ney
  64. mario
  65. JACHO
  66. fernanda
  67. Dax
  68. liriti
  69. Go to hell
  70. jess
  71. me
  72. yo
  73. yo
  74. Dhamara
  75. heather
  76. Anty
  77. retro
  78. ?
  79. Israel
  80. m.o.f
  81. m.o.f
  82. maryi
  83. Danny
  84. yo mero
  85. Busco a la Muerte
    • suicida verdadero
  86. PAMELA
    • Caprichosa_jad
  87. Lisgonzales10
  88. Jose_croma132
  89. Jose_croma132
  90. soy suicida busco la muerte
  91. SOY SUICIDA
  92. Vero
  93. Noe
  94. Fidel
  95. lucho
  96. suicida
  97. suicida
  98. suicida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *