Con todo y lo bueno que resultan ser, a veces los condones tienen una mala reputación. Demasiado pequeño, demasiado grande, demasiado incómodo, demasiado embarazoso para comprar, lo que sea. Pero eso no parece ser el caso aquí, y si todo va bien, podría cambiar la forma que el mundo ve el sexo seguro. ¿O debería decir … lo siente?

[youtube id=”x3eZbTr9jhY”]