¿Sabí­­as que si desaparecieran los delincuentes en América Latina habrí­­a una severa crisis social y económica?

Me encuentro en este blog un artí­­culo interesante que habla sobre que pasaria si no hubiera delincuentes, interesante análisis, pongo mis conclusiones hasta abajo del artí­­culo.

México, al igual que todos los paí­­ses tienen entre su población a ladrones, asesinos, secuestradores, drogadictos y corruptos, entre muchos otros. Muchos de estos se encuentran en los reclusorios y otros tantos se encuentran í¢â‚¬Å“libresí¢â‚¬?, difí­­cil será saber cuantos hay fuera de los reclusorios, pero lo que si podemos afirmar es que son muchos.

La existencia de estos personajes genera la necesidad de policí­­as preventivos que están dedicados a la prevención y otros que son llamados los judiciales que están dedicados a la investigación y a la persecución de los presuntos delincuentes.
Los policí­­as de la ciudad de México suman más de 100, 000 policí­­as, pero también habrí­­a que contar a los policí­­as privados que son muchos ante la ineficiencia de la policí­­a pública.

La existencia de los delincuentes también genera la necesidad de ministerios públicos y de los jueces, quienes determinan la responsabilidad de los presuntos delincuentes. Detrás de los policí­­as, de los ministerios públicos y de los jueces hay mucho personal administrativo que también cuesta mucho dinero.

Los delincuentes también generan la necesidad de abogados, unos que los defienden y otros que los acusan. La cantidad de estos es abundante, tanto es así­­ que las escuelas de leyes son de las más saturadas y que por supuesto generan grandes gastos para la sociedad.

Otros profesionales que dedican gran parte de su tiempo a los delincuentes son los periodistas de la nota roja, no podemos hacer a un lado a los principales conductores de radio y televisión que también dedican algo de su tiempo para relatarnos las notas que tienen que ver con los delincuentes.

Quizá la principal institución que se ocupa de los delincuentes sean los reclusorios, ahí­­ se ocupa mucho personal entre custodios, personal administrativo y de mantenimiento, esto desde luego que absorbe un gran presupuesto. Hay infinidad de empresas que producen todo tipo de artí­­culos para la protección de los hogares y de las empresas, van desde los sistemas de compu#$% hasta las empresas de blindaje de los automóviles.

Este tipo de empresas están en pleno crecimiento.No podemos olvidarnos de los legisladores que también se ocupan de crear las leyes que tienen que ver con la protección de la población, podrá decirse que sirven o no sirven, pero se gasta mucho dinero en su operación. Son muchas las instituciones y las empresas que dedican su tiempo, su esfuerzo y su talento a los delincuentes, todas estas absorben un gran presupuesto y no tienen un producto final valioso.

Las actividades que desarrollan unos y otros no son económicamente productivas para la sociedad. Son millones de personas que están ocupadas de los delincuentes, muy distinto serí­­a nuestro paí­­s si todos estos se dedicaran a la producción de conocimiento, de patentes, de nuevos inventos, de productos de exportación aprovechando que México es uno de los pocos paí­­ses que cuentan con todos los recursos para estar entre los mas ricos.

La mayor parte de los mexicanos ignora que México cuenta con recursos con los cuales se puede generar la riqueza y eso hace que sean los extranjeros quienes más aprovechan nuestros recursos. Muchos de los empresarios invierten en proyectos que les traen mucho dinero y rápido, no les importa tanto generar el bienestar para todos. En estos momentos hay un gran temor por la entrada en vigor del tratado de libre comercio en relación a la agricultura.

Serí­­a deseable que esos grandes empresarios invirtieran en el campo y generar desde ahí­­ los grandes proyectos y con ello el bienestar entre todos y para todos. Si se eliminaran a todos los delincuentes o que se reunieran todos los dioses del universo para decidir que todos los delincuentes se convirtieran en personas buenas, trabajadoras y responsables, es seguro que habrí­­a una crisis social y económica.

No existirí­­a una razón de ser de los policí­­as, ministerios públicos, jueces, abogados, escuelas de derecho y de los reclusorios.
¿Qué pasarí­­a con todos estos profesionales? ¿Qué pasarí­­a con el personal que labora en los reclusorios? ¿Qué pasarí­­a con todas las empresas que se dedican a la producción de todo tipo de aparatos para la protección contra los delincuentes? Desde luego muchos se acomodarí­­an en otras actividades pero no todos. Muchos hablamos mal de los delincuentes pero ante este escenario, en caso de que fuera posible, pedirí­­amos que regresaran los delincuentes, porque solo así­­ tendrí­­an un trabajo í¢â‚¬Å“decenteí¢â‚¬?.
Tal vez este ejercicio de imaginación le pueda parecer absurdo, ocioso por imposible, pero este tiene el propósito de darnos cuenta de que estamos atrapados y de la necesidad de crear los mecanismos para salir de esta trampa.

Prácticamente en todas las campañas polí­­ticas nos hacen la promesa de que dejarán caer todo el peso de la ley sobre los delincuentes. No alcanzan a darse cuenta de que esa promesa significa meter más burocracia, mas gastos y menos gente ocupada en la fabricación de productos que realmente necesitamos para nuestra supervivencia. Los polí­­ticos que hacen este tipo de promesas o son unos ingenuos o son unos mentirosos.

El dí­­a en que los polí­­ticos conozcan las verdaderas causas de la inseguridad, necesariamente operaran de manera distinta y se llevará a que la delincuencia caiga por su propio peso. Existe una exacta correspondencia entre el concepto que se tiene del ser humano y el tipo de instituciones que tenemos, estos dos elementos producen al ser humanos que actualmente somos.
La educación y cultura que hemos generado nos ha vacunado contra el cambio, esto hace difí­­cil que podamos cambiar como persona y como sociedad.

Si realmente queremos cambiar, necesitamos crear otro concepto del ser humano y con ello necesariamente crearemos otras instituciones totalmente distintas. Desde los primeros años en la escuela se nos dice que los seres humanos somos unos animales y desde luego que muchos llegamos a sentirnos eso y después se nos acusa de actuar como animales. Estas contradicciones merecen ser analizadas y a partir de ahí­­ podremos crear un concepto diferente del ser humano.

Necesariamente la educación que recibiremos desde pequeños nos llevará por un sendero distinto y también nos llevará a crear instituciones totalmente distintas. Esto implicará aprender a observar por nosotros mismos y al mismo tiempo podremos crear las soluciones que la multitud de problemas nos reclama. No existe otra solución para todos los problemas que enfrentarán nuestros hijos, eso les tocará a ellos desarrollar mediante una educación de calidad.

El problema es que cuando hablamos de este concepto automáticamente pensamos en la responsabilidad del gobierno y eso no es así­­, la responsabilidad la tenemos todos, desde el estudiante, el padre de familia, el maestro, el periodista, el religioso y desde luego el gobernante. Todos tenemos una responsabilidad muy especí­­fica al respecto.

El problema es que todos estamos esperando para que el otro cumpla con su responsabilidad y de esa manera nunca tendrí­­amos una educación de calidad porque nos la pasarí­­amos esperando a que el otro cumpla. Los medios de comunicación tienen la posibilidad y la responsabilidad de comunicar las nuevas y es que entre todos podemos. Los medios pueden trasmitir las nuevas ideas que hay para hacer de los niños unos verdaderos genios y con ello poder salir del bache en que nos encontramos. Durante toda nuestra historia hemos sido pasivos y reactivos como personas y como nación, ya es tiempo de cambiar, es hora de que empecemos a ser proactivos.

Por Ernesto Partida Pedroza

Vaya, hay que pensar en que realmente si se pudiera dar esa posibilidad, las personas que ahora trabajan de abogados podrí­­an trabajar de otra cosa, y asi sucesivamente, las profesiones se crean, ahora que también podemos pensar que los abogados por ej, no se dedican solamente a delincuentes, si no también a otras cosas, como los divorcios, contratos, etc.
Siento que al inicio habrí­­a un desajuste, pero en poco tiempo las cosas se volverí­­an a ajustar y todo volverí­­a a la normalidad, claro sin delincuentes, serí­­a genial.

Otro tema parecido al que intentan tratar en este artí­­culo, serí­­a hablar de los negociazos que resultan ser las catastrofes naturales, ya que generan una gran cantidad de empleos por varios rubros, o que me dicen del super negociazo que son las guerras, vaya, se gana dinero con la desgracia de otros. Pero así­­ es la naturaleza del ser humano.
Espero sus comentarios para saber que opinan ustedes.

Joryx Jorge Eustaquio

Desarrollador Web, PHPero de corazón, amante de la vida, fotografo por diversión, católico sin ejercer y chingon por convicción! http://joryx.com

2 comentarios sobre “¿Sabí­­as que si desaparecieran los delincuentes en América Latina habrí­­a una severa crisis social y económica?

  • el 11 de enero del 2008 a las 4:30 pm
    Permalink

    quien habra hecho ese analisis tan cotidiano y patetico, escucho cosas como esas todos los dias, si en latinoamerica no existieran esos delincuentes, los recursos q se destinan a controlarlos se dirigirian a otro rubro mas benefico y productivo para nuestra sociedad, el unico dilema es saberlo utilizar… por alguien que no vea este continente como algo tan catastrofico, q pien difeente a aquellos que lo primero q ven en una hermosa cultura es la faceta que refleja algun sentimiento o trauma de su propio ser

    Respuesta
  • el 28 de agosto del 2009 a las 9:48 pm
    Permalink

    El tipo que í¨ste “Cuauhtemoc” debe ser un delincuente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *